El mate: testimonios italianos para celebrar su día - itMendoza

itMendoza

Arte y Cultura Fiestas e festivales

El mate: testimonios italianos para celebrar su día

El Mate - El 30 de mpviembre se conmemora su día

Me siento a escribir esta nota y, a pesar de que estoy muy lejos de mi casa, lo tengo a mi lado. No ha sido fácil viajar con él, pero más difícil es procesar una mañana ajetreada sin unos buenos mates. ¿Por qué? No sé muy bien, quizás porque es una costumbre, porque su sabor es particular, o porque me recuerda a las mañanas con mis papás un día domingo. Es que el mate encierra ese no sé qué para sus adeptos, un misterio que se origina en nuestra cultura pero que se expande a otras nacionalidades.
Por ello, en su día, itMendoza recogió diversos testimonios de personas italianas que consumen esta bebida. El recorrido comenzará en Mendoza, donde Michela y Giulia hicieron su intercambio. Luego, seguiremos con Yurick del Club del Mate y, por último, llegaremos a Lungro, un pueblo de Calabria donde también se toma. ¿Nos acompañás?

“Parte de mi experiencia argentina”

Giulia y Michela son dos italianas que hicieron su intercambio en Mendoza, en el 2017. De hecho, ya son conocidas en nuestra comunidad por colaboraciones anteriores. Es así que su testimonio no podía faltarnos.

El primer mate

“La primera vez que lo tomé fue en Italia, en Bolonia, cuando unas chicas mendocinas que estaban de intercambio me invitaron a tomarlo. Ahí vi todo el ritual que hay detrás. El cebador, la ronda y las reglas. ¡Descubrí que había reglas para tomar mate! Sin embargo, la primera vez que lo probé no me gustó tanto, tengo que admitirlo”, nos comparte Giulia.
Michela tuvo una experiencia parecida: “Mi primer mate fue en Brasil, con unos amigos argentinos. Ellos me lo mostraron y tengo que admitir que no me gustó. Fue horrible, el sabor era medio raro y me quemé”.

El Mate - Esta bebida no solo es consumida solo por los argentinos sino también por quienes han estado aquí

Sin embargo, ambas también coinciden en que su amor por esta bebida empezó en suelo mendocino. “Cuando fui a Argentina para hacer mi intercambio, ahí todo el mundo lo tomaba. Así que, era algo que tenía que probar y darle una segunda oportunidad. Cuando lo hice, me encantó. Después, lo probé dulce, amargo, con mezcla de yerbas, con cáscara de naranja, con burro”, explica Michela. Lo mismo ocurrió con Giulia, quien relata: “Después, compré mi mate, mi bombilla y empecé a saber más de yerbas, saber cuál me gusta y cuál no”.

Mucho más que una bebida

Al reflexionar sobre su vínculo con el mate, Giulia nos comparte: “Este fue parte de mi experiencia argentina y de mi intercambio, tanto que después lo seguí tomando. Le ofrecí a todos, aunque no a todos les gustó. Lo más gracioso fue que me preguntaban por las reglas y yo no sabía por qué existen. Aun así, no podía no respetarlas, aunque no fuera argentina”.
Por su parte, Michela nos dice: “Ahora tomo mate en dos momentos. Cuando me hacen falta pilas o cuando extraño demasiado Argentina y necesito recordar cómo era estar allá. Cuando me pongo un poco nostálgica, tomo mate”. De hecho, para ella, esta bebida “tiene ese saborcito a casa, a cariño, no sé cómo expresarlo bien. Te sentís en un lugar cómodo mientras estás haciendo cosas que no te gustaría hacer. Te acompaña”.

El Mate - Esta bebida representa el momento de encuentro

Es así que, el mate dejó de ser para ellas una simple bebida que se toma en Argentina para pasar a conformar parte de su identidad. “Me siento un poco argentina por algunas costumbres… más ahora que estoy en Perú. Ellas son parte de mí y siempre las voy a llevar conmigo”, nos comparte Michela.
Por su parte, Giulia reafirma lo mismo: “Lo más gracioso es que ahora que estoy en Ámsterdam, también estoy tomando mate. Y se trata de un momento para compartir con mis compañeros latinos. Así, el ritual del mate se manifiesta otra vez y hay como una conexión mística, si se quiere, que ahora llevo conmigo”.

El rey del mate: Yurick y su club

Por supuesto que, en este, día tampoco podía faltar la palabra del fundador del Club del Mate Italia: Yurick Balbo. “Para mí, que soy italiano, el mate representa la costumbre universal del compartir. Aunque no soy nativo de los países materos, me apasioné muchísimo por esta bebida. Fue así que decidí fundar el primer y único Club del Mate italiano. Estudiando sobre la yerba me di cuenta que hablar de mate en Italia no es algo extraño. Hay zonas donde después de la gran migración de los italianos a América del Sur, la gente se acostumbró al mate como tradición local. Por eso, nuestro Club se ocupa de reunir a todos los materos y las materas italianos, así como a los sudamericanos que viven acá. La intención es ayudar a toda esta gente a encontrar de manera más fácil lo que un buen cebador necesita”.

Lungro, el pueblo italiano del mate

Lungro se ubica en el norte de la región de Calabria. Allí, sus habitantes toman mate desde fines del 1800, cuando el primer grupo de italianos migrantes lo trajo desde Argentina. Pero, ¿cómo es posible que esto no se supiera antes? Anna Stratigò, propietaria de la Casa del Mate, nos cuenta que, en un acto de justicia hacia esta bebida, ella escribió la primera canción sobre el mate. Fue así como se dio a conocer que en Lungro, sus habitantes no solo lo consumen, sino que también saben de sus rituales. Ella nos dice: “No hay niño que no conozca el mate aquí. Además, cuando se quiere hacer un regalo importante, la costumbre es regalar el mate y sus accesorios”. Aquí, ¡hasta producen sus propios mates con calabaza!

El mate: testimonios italianos para celebrar su día ultima modifica: 2021-11-30T16:17:34-03:00 da Camila Ramos

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

 ¿Quién más ama el mate?

Julieta B. Mollo

Infaltable el mate, especialmente a la mañana 🙌

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x