NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMendoza

Entrevistas Historias

La “buena onda” argentina que enamoró a una sarda

Buena Onda - Michela en las Salinas de Jujuy con una gran sonrisa

Si bien Michela Locci nació en la ciudad de Cagliari, capital de Cerdeña, hoy en día reconoce que su corazón es mitad argentino. Lo que sucedió es que la estudiante italiana de 25 años estuvo recientemente en dos oportunidades en suelo mendocino y se enamoró de la “buena onda” de su gente. A continuación, Michi cuenta a itMendoza su experiencia en nuestra ciudad.

El descubrimiento de la “buena onda” y del español

El primer contacto de Michela con América Latina fue cuando viajó a Brasil como estudiante de intercambio. La experiencia de vivir en un nuevo lugar y conocer otra cultura le resultó tan gratificante que decidió repetirla mientras cursaba su maestría. Sin embargo, en esta ocasión quería: “Conocer otro país, otra cultura y aprender sobre todo el español”. Un dato curioso es que Michela al momento de la nueva postulación aún no sabía hablar nuestro idioma. Aun así, con la idea general de lo que deseaba, comenzó a investigar cuáles eran sus posibilidades.

Buena Onda - Michela junto a las imponentes Cataratas del Iguazú

Michela en las Cataratas del Iguazú, conociendo un poco del noreste de nuestro país. PhotoCredit: Michela Locci

Colombia, Chile y Argentina fueron los países que aparecieron como posibles destinos. Pero, finalmente Michela eligió la ciudad de Mendoza. Hoy en día ella dice: “Agradezco a la suerte que me hizo terminar en Mendoza. Me enamoré profundamente de ella y de la buena onda de las personas”.

Costumbres extrañas y paisajes inimaginables

Ya en suelo argentino, a mitad de 2017, Michela empezó a descubrir el lugar y sus tradiciones, como por ejemplo el mate: “Al principio me dejó un poco shockeada. Pensé: ‘¿Van a tomar todos de la misma bombilla?Pero ahora soy mansa cebadora (ríe) y hasta tengo mi propia colección de mates. Es maravilloso que la gente se junte solo para eso. Me gusta la idea de compartir que hay detrás del mate”.
El paisaje de la Cordillera también fascinó a Michela: “Yo soy de una isla donde no hay montañas. Así que estar rodeada por ellas en Mendoza fue muy loco para mí”.

Buena Onda - Michela sacándole fotos a sus amadas montañas

Michela disfrutando de una caminata en el paisaje que tanto adora, la montaña. PhotoCredit: Michela Locci

De vuelta en Mendoza, también la tierra de los Huarpes

A fines de 2018, Michela volvió a nuestra ciudad pero esta vez no por curiosidad, sino a realizar la tesis de su Maestría en “Desarrollo Local y Global”.  Su interés por el etnodesarrollo del pueblo originario Huarpe surgió en una actividad para estudiantes de intercambio de la Universidad Nacional de Cuyo: “Conocí a la comunidad Huarpe de Asunción a través del programa Compartiendo Caminos. La salida fue un turismo con identidad, es decir el mismo pueblo decidió qué mostrarnos de su comunidad. Todos los que fuimos hicimos un taller. Yo elegí el de tejidos y la señora que lo dio, después se quedó charlando con nosotros. Como resultado de esa conversación, pensé: ¿por qué no hago mi tesis sobre los Huarpes?”.
De esta manera, Michela tomó contacto con los especialistas en el tema y con los representantes del propio pueblo Huarpe. 

Buena Onda - La hermosa aparición de la luna en la comunidad Huarpe de Asunción

La luna se asoma lentamente en el horizonte de Asunción, una de las comunidades Huarpes. PhotoCredit: Camila Ramos

La importancia de los pueblos originarios

Michela siempre sintió interés por la cosmovisión de los pueblos originarios. Admira la relación que ellos establecen con la Madre Tierra y la solidaridad interna que existe entre las comunidades: “Son valores que me gustan para mi propia vida: el respeto por el otro y por el ecosistema”.
Además, el hacer su tesis sobre ellos tiene para un Michela un significado más profundo que el meramente académico: “Siento que yo tuve la suerte de nacer en esta parte del mundo donde la vida es más simple. Sin embargo, creo que ciertas facilidades con las que contamos vienen de las colonizaciones que en algún momento hizo Europa. Por eso, pienso que lo más justo es hacer algo para disminuir las desigualdades entre el continente donde nací y Latinoamérica, mi otro hogar. La manera que encuentro, en mi caso, es luchar junto a los pueblos originarios en sus reivindicaciones”.

Argentina, un país con “buena onda”

Michela considera que la mitad de su corazón es argentino, pero ¿por qué? ¿Qué le gusta tanto de nuestro país? Ella responde muy segura: “La buena onda de la gente. Me gusta lo amable y sociable que son las personas. Eso significa mucho para mí. Además, acá vi escenarios de película. Hay una gran diversidad de paisajes y de riquezas dentro del país. Y por supuesto, no puedo olvidarme del asado, para mí es lo más”.

PhotoCredit imagen de portada: Michela Locci

La “buena onda” argentina que enamoró a una sarda ultima modifica: 2019-06-24T00:01:25-03:00 da Camila Ramos Lavin

Commenti

To Top