Croatas en Argentina, una historia y una identidad - itMendoza

itMendoza

Historias

Croatas en Argentina, una historia y una identidad

Croatas - Bandera

La llegada de los croatas a Argentina acontece desde hace más de 200 años. Nuestro país, más allá de italianos y españoles, recibió un sinnúmero de miembros de otras colectividades desde distintos puntos del planeta. Durante gran parte de su historia el pueblo croata no tuvo un Estado propio. Eso no impidió que los miembros más antiguos de la colectividad le trasmitieran a sus descendientes el amor por su país. En Mendoza, los croatas se concentraron principalmente en tres zonas: el gran Mendoza, Rivadavia y San Rafael. En esta nota te contamos la historia de esta colectividad hermana de Italia, una de las más importantes de la provincia.

Las oleadas de migrantes croatas en Argentina

Al no existir Croacia como un país independiente, es difícil precisar el número de personas que llegó al país. En “Topografías Imaginarias y Materialidades Sucedáneas: la memoria de Bleiburg en la diáspora croata en Argentina después de la Segunda Guerra Mundial” Nikolina Zidek asegura que los croatas llegaron en tres grandes corrientes. La primera de ellas abarcó desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial. En esa etapa, los croatas llegaban de las islas del Adriático luego de que sus viñedos fueran arrasados por la enfermedad filoxera. La segunda oleada se dio en el período de entreguerras y la tercera fue de exiliados políticos después de la Segunda Guerra Mundial.

Croatas Restaurante Croata 1

Una de las colectividades más antiguas, una identidad única

Fuera de esas tres corrientes, los croatas comenzaron a llegar a Argentina cuando el primer gobierno patrio ni siquiera había sido instaurado. Tal es el caso de Nikola Plantic, profesor de la Universidad Nacional de Córdoba, quien tuvo un rol crucial en las misiones jesuíticas de Paraguay. Su llegada al país, durante el siglo XVIII, fue una de las primeras registradas. Aunque los croatas del siglo XX entraran con pasaportes italianos, yugoslavos o austríacos, la identidad croata era algo que todos llevaban como capital inmaterial. En 1991, después de separarse de Yugoslavia, muchos de esos inmigrantes obtuvieron, esta vez con todas las de la ley, la ciudadanía croata. Así, siguieron transmitiendo lo genuino de su identidad hacia el mundo entero.

El caso de los croatas con pasaportes italianos

Terminada a Primera Guerra Mundial y hasta finales de la década del 40, Istria y Dalmacia estuvieron bajo control de Italia. Por aquellos años, Benito Mussolini instauró una política de italianización y muchos apellidos fueron cambiados. Las modificaciones se dieron en la adición o el reemplazo de algunas letras para que “sonaran” más italianos. Muchos de los croatas que entraron a Argentina con pasaportes italianos lo hicieron con sus nombres y apellidos en ese idioma. También, se consideraban ciudadanos de ese país. Pisculichi, Busaniche, Corvascio y Scrignari, entre otros, son italianizaciones de apellidos croatas.

Después de Bleiburg, hacia Italia y Argentina

Finalizada la Segunda Guerra Mundial y los eventos agrupados en el llamado Bleiburg, muchos croatas se convirtieron en refugiados en Austria e Italia. Uno de los que más se ha escrito al respecto es el de Fermo, ubicado en la provincia de Le Marche. Desde allí, los refugiados llegaron a una Argentina con un gobierno que propiciaba la llegada de inmigrantes de los países perdedores de la guerra. En aquel entonces, después 1946 y hasta 1951, arribaron a Argentina cerca de 15 mil croatas. Tanto en el país como en otras partes del mundo, esos inmigrantes formaron diferentes asociaciones. Algunas de ellas, en conjunto con otros inmigrantes de origen eslavo, Eslovenia e Italia.

Croatas Pascua Croata
La pascua croata en Mendoza, con huevos gigantes pintados a mano

Las asociaciones croatas en Argentina

Hasta agosto de 2011, existían cerca de 28 instituciones. En ese número también se incluían institutos educativos así como también otros centros donde se agrupaban los descendientes. En ellas, aparte de conmemorarse fechas patrias, también hay diferentes actividades artísticas y culturales. Si bien la mayor concentración está en el conurbano o zonas próximas a la capital bonaerense, también existen organizaciones en otras 9 provincias, incluyendo Mendoza. Aquí, la Hrvatski Dom se encarga de transmitir y mantener la cultura croata así como también de brindar apoyo consular.

Croatas en Argentina, una historia y una identidad ultima modifica: 2022-07-13T00:06:00-03:00 da Victoria Bibiloni Abbona

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

👍🏻

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x