Casas de italianos que son patrimonio histórico y cultural de Mendoza

itMendoza

Edificios históricos

Casas de italianos que son patrimonio histórico y cultural de Mendoza

Casas - Casa Ciancio

Mendoza es uno de los lugares de Argentina donde más se asentaron los italianos entre finales de siglo XIX y mediados del siglo XX. Por eso, muchas de las casonas que esos inmigrantes construyeron hoy forman parte del patrimonio histórico local. Viticultores, arquitectos, comerciantes, médicos y empresarios, todos ellos llegaron a Mendoza en búsqueda de un futuro mejor y lo consiguieron. Sus casas son una huella del pasado viviente en varias ciudades de la provincia. En esta nota, te contamos cuáles son esas casas italianas que hoy son monumentos. También hablaremos de la historia de sus propietarios y qué actividades hacían en cada rincón de esta tierra. Acompañanos en este recorrido.

Casas Casa Gabrielli
La excasa Gabrielli, luego el sindicato del Magisterio

Las casas de la ciudad de Mendoza: de Baldini al consulado de Italia

Ubicada frente a la Plaza Independencia, sobre la calle Espejo al 300 de la ciudad de Mendoza, la casa Baldini. Esta vivienda, de dos plantas, estilo afrancesado y frente simétrico es una de las construcciones más imponentes de la zona pero no la única. En la esquina de Necochea y Chile está la sede del Consulado de Italia en Mendoza, una casa de estilo Milán Liberty que originalmente era de la familia Dufau. A unas cuadras de allí, sobre la avenida Godoy Cruz está la excasa Gabrielli, proyectada por el arquitecto Daniel Ramos Correas en 1929 que luego fue el sindicato del Magisterio. Próxima a la alameda está la casa que pertenecía a la familia Ciancio y hoy es la sede de la Cámara de Librerías y Jugueterías de Mendoza.

Godoy Cruz y Guaymallén, casas de bodegueros y escritores

Una de las casas más típicas de Godoy Cruz es la Casa Pannocchia – Tonelli, hoy la Casa del Futuro de Godoy Cruz. Dicha vivienda fue construida durante la década del 20 por Vicente Pannocchia para su esposa Herminda Bianchi, dueña de los terrenos. Posteriormente, vivieron allí Lorenzo Pannocchia y su mujer, Clorinda Tonelli. Próxima a la vivienda también estaba la bodega familiar pero partir de 1970 se lotearon sus viñedos y en el predio se comenzó a construir el que hoy es el barrio COVIMET. En Guaymallén, mientras tanto, tres casas pertenecientes a italianos y sus descendientes forman parte de los bienes inmuebles del patrimonio cultural guaymallino. Se trata de las casas del escritor Juan Draghi Lucero, el bodeguero piemontés Pascual Toso y el escritor, arquitecto y profesor Ricardo Luis Casnati.

Tupungato: el circuito de las casonas

Fuera del Gran Mendoza los italianos también tuvieron una marcada presencia en las actividades productivas y de servicios. En el Valle de Uco hubo destados profesionales de la salud italianos o descendientes de italianos como Antonio Scaravelli, Federico Stanziola y Ernesto Piaggi. El hospital regional de Tunuyán lleva el nombre de Scaravelli y en honor a Piaggi hay una escuela en Tupungato. Su casa, la que compartía con su esposa, Argentina Palma, descendiente de una tradicional familia mendocina, hoy es parte del patrimonio histórico provincial. Tupungato, además, cuenta con un circuito turístico especialmente diseñado para conocer aquellas casonas cuyos dueños eran italianos y se dedicaban principalmente a la vitivinicultura pero también fomentaban la cultura y la recreación al ser parte, por ejemplo, de los fundadores del primer Club Social y Deportivo del departamento.

Casas Ernesto Piaggi
La casa de Ernesto Piaggi en Tupungato

General Alvear: la casa Salonia

La casa Salonia fue una de las más importantes de General Alvear. Francesco Salonia, su propietario, llegó desde el sur de Italia en 1918 y se dedicó principalmente al comercio de frutas y verduras. La casona de la familia data de 1927 y tenía un espacio anexado que inicialmente fue un depósito. Luego, se le añadió una carpintería y un sector para la venta de materiales de construcción. Algunos años más tarde, en ese mismo lugar comenzó a funcionar la imprenta que editaba el semanario antilencinista Nueva Época. La casa Salonia, además fue el centro de las reuniones de la UCR y llegó a tener la visita de figuras del partido como Ricardo Balbín. En 1993, fue donada al municipio y un año después, fue declarada de Interés Patrimonial Municipal. El año pasado, comenzaron las obras para restaurarla. Una vez restaurada se espera sea la sede definitiva de orquesta municipal.

Casas de italianos que son patrimonio histórico y cultural de Mendoza ultima modifica: 2022-06-17T09:24:19-03:00 da Victoria Bibiloni Abbona

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Julieta B. Mollo

Muy interesante 😊

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x