Galileo Vitali, el ítaloargentino detrás de la hidrología mendocina

itMendoza

Italianos en Mendoza Personalidades

Galileo Vitali, el ítaloargentino detrás de la hidrología mendocina

Galileo Vitali - Retrato

Si hablamos de aquellos italianos e ítaloargentinos que contribuyeron a convertir a la desértica Mendoza en un oasis, nombres como el de César Cipolletti nos vienen a la mente casi automáticamente. Sin embargo, en otras zonas del territorio provincial hubo hombres y mujeres que dedicaron su vida a estudiar y trabajar por Mendoza. Uno de ellos fue Galileo Vitali, un ítaloargentino que llegó al sur provincial a principios del siglo XX. Desde su rol como director del Departamento General de Irrigación en General Alvear, expandió sus estudios por toda la provincia. Así colaboró con que más gente conociera la importancia de los diques y los ríos para el desarrollo productivo de los oasis locales. En esta nota te contamos más sobre la vida y obra de Galileo Vitali, un hombre imprescindible para conocer la riqueza de Mendoza.

Galileo Vitali Unibo
Galileo Vitali (sentado) durante un trabajo de campo

Desde Buenos Aires a Bolonia y de allí a Mendoza

Galileo Vitali nació el 2 de enero de 1889 en Buenos Aires. Era hijo de Moisés Vitali y Julia Giambastiani, ambos de origen italiano. Cuando llegó su turno de ir a la universidad, Italia fue el país elegido para hacer sus estudios. Allí, estudió en la Universidad de Bolonia y en la Universidad de Pisa. Posteriormente, durante los primeros años de la década de 1910, se radicó en Mendoza. Allí, consiguió trabajo en la Subdelegación de Aguas del Departamento General de Irrigación en General Alvear. Unos años después, en 1919, Vitali contrajo matrimonio con Margarita Piacenza, también de origen italiano. Ambos tuvieron dos hijos, Julio César en 1920 y Aldo Rubén en 1923. Este último, siguió los pasos de su padre y durante la década del 40 también trabajó en la Dirección General de Irrigación.

Una vida explorando el territorio provincial

Durante sus años trabajando para el Departamento General de Irrigación Vitali se encargó de hacer los estudios preliminares y planificar la mayoría de los diques y canales sobre los ríos Atuel y Diamante. Posteriormente, gracias a sus estudios sobre aguas subterráneas, la Municipalidad de Mendoza lo puso a cargo de las inspecciones de las zonas afectadas por el terremoto de 1917. En 1919, junto a su socio, el también ingeniero Agustín Iñón, estudió la red de desagües que componen el río Atuel con el propósito de ejecutar una obra de drenaje para ese curso de agua. Casi 10 años más tarde quedó a cargo de esas obras así como también de otros proyectos para sistematizar el riego y analizar el impacto de la construcción de edificaciones en áreas próximas a distintos cauces.

El nacimiento de “Hidrología Mendocina”

En los años 20, los Vitali se trasladaron a la ciudad de Mendoza. A lo largo de más de una década Galileo recorrió la provincia documentando y recopilando información sobre sus cursos de agua. Durante años exploró las cuencas y las nacientes de muchos de los ríos mendocinos próximas a zonas de deshielo, glaciares y altas cumbres. Todos ese derrotero le valió la creación de una obra crucial para la provincia: “Hidrología Mendocina. Contribución a su conocimiento”. En este texto, Vitali da cuenta de sus análisis y estudios técnicos sobre la hidrología local y de los distintos sistemas de riego en Mendoza. En esta obra, además, el ingeniero resalta la importancia de la flora nativa y advierte que su eliminación podría causar aluviones e inundaciones.

Los últimos años de Galileo Vitali

En enero de 1941, ante la falta de fondos para poder publicar “Hidrología Mendocina”, Vitali decide donar ejemplares principalmente a bibliotecas. Algunos de ellos terminaron en la Universidad Nacional de Córdoba, la Dirección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y el museo de Historia Natural “Juan Cornelio Moyano”.​ Para 1943 Galileo Vitali se incorpora como miembro a la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. Desde allí, continúa difundiendo sus conocimientos en hidrología. Sin embargo, un año después, en 1944, falleció a causa de una afección pulmonar. Mediante la ley 1548 sancionada en 1946, la provincia de Mendoza invirtió 5 mil pesos para la adquisición, distribución y difusión de los ejemplares de su obra. Esa misma ley definió a la obra como un instrumento y manual para la toma de conciencia sobre el sistema hidrológico y reconoció su importancia para todos los mendocinos.

Galileo Vitali Dique
El dique Galileo Vitali, sobre el río Diamante

Los homenajes a Galileo Vitali en toda la provincia

Galileo Vitali es uno de los nombres más importantes dentro de la hidrología local junto con el de César Cipolletti y Manuel Bermejo. Por eso, en 1952, ocho años después de su muerte, se bautizó con su nombre al canal 25 de Mayo. En el departamento de La Paz, una escuela de educación técnica fue nombrada en su honor.
En 2005 se volvió a editar “Hidrología Mendocina” y además se puso a disposición del público su versión digital de libre acceso. Durante los últimos años, también General Alvear ha sido el centro de exposiciones y muestras sobre Vitali y su obra. Muchas de ellas, como “Pioneros del Agua”, que se celebró en 2019, dieron cuenta de la historia de la irrigación en la provincia y cómo General Alvear se transformó en el oasis que es hoy.

Galileo Vitali, el ítaloargentino detrás de la hidrología mendocina ultima modifica: 2022-06-21T18:42:00-03:00 da Victoria Bibiloni Abbona

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x