NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMendoza

Arte y Cultura Italianos en Mendoza

De Salerno a Mendoza, la restauradora italiana del Fader

Restauradora - Valentina Realizando La Restauración

Valentina Ruggiero, una italiana que trabaja en la restauración y conservación de la Casa Fader.

Mucho se extrañó al Fader el largo tiempo que estuvo cerrado para su restauración. Afortunadamente, el año pasado reabrió las puertas este museo tan querido por los mendocinos. itMendoza tuvo la oportunidad de conocer los secretos y detalles de la restauración del Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú – Casa Fader gracias a Valentina Ruggiero, la restauradora italiana que trabajó en la recuperación de las obras de Fernando Fader.

Restauradora - Vista De Frontal Con Escultura
Museo Emiliano Guiñazú – Casa de Fader.

El trabajo de la restauradora en el Fader

Valentina trabajó bajo la dirección de Cristina Sonego. Juntas, realizaron un diagnóstico de precisión, ya que primero se estudió el daño y luego se inició el trabajo con un método adecuado que siguiera las reglas de la restauración profesional.
En las obras de Fader se buscó rescatar la pintura original. Así, se respetó la autenticidad y se buscó lograr la menor intervención posible. La selección del material fue vital para hacer un buen trabajo. Uno de los materiales utilizados fue el estuco, el cual suele ser importado por la dificultad de su obtención. Las restauradoras debieron elaborarlo con tierra volcánica de Mendoza. El resultado fue un material semejante al utilizado por los romanos en el Coliseo, ¡increíble!

Restauradora - Valentina Y Cornejo Inauguración
Valentina, la restauradora italiana, junto al ex Gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo.

Para las obras cuya pintura estaba incompleta o “despintada”, se utilizaron materiales y técnicas compatibles y reversibles. Es decir, si se debía completar una forma, no se podía copiar la mano del artista. Cuando le faltaba una parte de la pintura, tampoco se podía utilizar el mismo material que el autor. Lo que se restaura tiene que ser fácilmente reconocible, ya que así lo estipulan las normas internacionales. Esto es debido a que si es necesario retirar el material de la restauración, por un cambio de método o gusto, este pueda ser fácil de remover. Por este motivo, en las obras de Fader, se trabajó con acuarela.

La llegada de la restauradora italiana a la provincia

La primera vez que Valentina estuvo en Mendoza fue en la Navidad del 2016, por vacaciones. Vino a visitar a Cristina Sonego (Directora del proyecto de restauración del Museo Fader). Antes de volver a Italia, Cristina le comentó que se iba a restaurar el Museo y le propuso formar parte del equipo para el asesoramiento en la renovación. Fue así como regresó en octubre del 2017, y nunca más dejó nuestra provincia.

Con el arte en la sangre

Valentina nació en Battipaglia, provincia de Salerno (cerca de Napoli), hace 27 años, ¡una giovane! Lleva el arte en la sangre, ya que nació en una familia de artistas: un abuelo escultor, una abuela pintora y sus tíos artistas plásticos. Su mamá y su tía también son restauradoras: fueron ellas sus primeras maestras. Poco a poco, como un juego, fue aprendiendo y desde los 14 comenzó a trabajar con su tía, de quien aprendió la importancia del trabajo científico.

Los estudios

Valentina estudió en el Istituto Superiore per la Conservazione e il Restauro di Roma. Además, realizó un postgrado en ‘Conservación y restauración de bienes culturales’, y su tesis de especialización fue La conservación de artefactos orientales policromados y polimateriales. Máscaras de madera del teatro japonés del Museo Prehistórico y Etnográfico L. Pigorini‘.

La experiencia de vivir en Mendoza

Vivir en Mendoza significó un profundo cambio de vida. La restauradora sin saber ni una palabra de español, pero encontró mucho cariño en las personas que la ayudaron y contuvieron.
En la actualidad, toda su atención y curiosidad se encuentra en las culturas precolombinas andinas, por la cercanía a la cordillera. A partir de esto, además, desarrolló una pasión por los deportes de montaña.
Valentina se ha transformado en una menduca DOP. Por ahora, y por un buen tiempo, Mendoza será su casa. Al despedirse, cita a Armando Tejada Gómez ‘’Nadie se va de Mendoza, aunque piense que se va’’.

De Salerno a Mendoza, la restauradora italiana del Fader ultima modifica: 2020-05-19T18:19:43-03:00 da Gabriel Magni
To Top