NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMendoza

Curiosidad Usos y costumbres

Modismos mendocinos: ¡las expresiones más nuestras!

Modismos Mendocinos - Palabras

Dicen que basta escuchar ciertos modismos para identificar a un mendocino. Es que el habla mendocina es tan característica como inconfundible: sus palabras y expresiones tan particulares hacen que esta provincia tenga una riqueza lingüística diferente a todas las demás.
Si bien el habla en Mendoza se ha visto mayormente influenciada por el español rioplatense, ésta también se tiñó de palabras aborígenes y adoptó parte del léxico de su país vecino, Chile.
itMendoza presenta a continuación algunos de los modismos mendocinos más simpáticos y distintivos de la región ─recolectadas por el escritor Carlos Rogé─ que toda persona que vive o ha vivido en Mendoza conoce.

“Diccionario” de modismos mendocinos

En cuanto a palabras de uso diario, el mendocino ha sabido crear su propio “diccionario”. En su libro “Color, sabor y picardía en la cultura: los regionalismos de Mendoza”, Rogé detalla algunas de las palabras más usadas:
Topar: acción para indicar dónde termina una calle o camino, generalmente utilizada para dar instrucciones. “Seguí derecho por esta calle hasta donde topa y ahí doblás a la izquierda”.
Pando: adjetivo para referirse al agua e indicar poca profundidad. “Quedate en la parte panda del río”.
Choco: sustantivo para referirse a un perro. “¿Le diste de comer a los chocos?”.
A peteco: manera de cargar a una persona en la espalda, hombros o caderas. “¿Papi, me llevás a peteco?”.
Sopaipilla: torta frita hecha a base de harina, cocinada en aceite o grasa de animal y espolvoreada con azúcar.

Modismos Mendocinos Diccionario

Diccionario de modismos mendocinos.

El léxico de los oficios

Además del vocabulario del día a día, el habla mendocina se destaca por otros modismos que refieren a actividades y oficios propios de la región.
Es así como podemos encontrar la figura del “puestero”, es decir, aquella persona que se ocupa del “puesto”. Un puesto es un establecimiento de campo, integrado por casas, galpones, y corrales, entre otras construcciones.
Por su parte, María del Rosario Ramallo, lingüista y profesora de la Universidad Nacional de Cuyo, advierte: “No podemos olvidar que nuestra provincia vive gracias a la acción del hombre sobre un medio adverso y que en ello cumple un papel fundamental el agua como elemento vivificador. Hay entonces un léxico del agua que debemos indagar”.
En este contexto, podemos nombrar al “tomero”, que es la figura que se encarga de racionar y distribuir el agua de riego de los canales y acequias, además de mantener su limpieza y cuidado.

Modismos Mendocinos - Puestero

Puestero mendocino en su rancho.

Esas frases coloridas

Ramallo también se encargó de rescatar refranes y dichos populares y de recopilarlos en los dos tomos de su libro “Con sabor a Mendoza” según temas y categorías. Entre ellos, se destacan las frases referidas a la meteorología:
“Si pasás agosto, vivís otro año”: expresión que alude al viento Zonda ─el cual es particularmente severo en el mes de agosto─, característico de la región y conocido por provocar problemas respiratorios, cardíacos e incluso la muerte en personas mayores.
“Cayó piedra sin llover”: dicho para referirse simbólicamente a una persona que llega a un lugar y no es bienvenida a través de la metáfora del granizo. Las tormentas de granizo caen, a veces, sin la anticipación del agua de lluvia. El granizo es una precipitación típica de Mendoza en forma de glóbulos de hielo que caen con violencia sobre la superficie terrestre, lo que causa grandes destrozos. Por esto, coloquialmente se la llama “piedra”.
Además, la lingüista recogió también otras frases que forman parte de la idiosincrasia mendocina:
“Andá a llorar al calvario”: cuando una queja o lamento es inútil. Este proverbio se refiere al Vía Crucis del Calvario de la Parroquia de la Carrodilla, en Luján de Cuyo, del cual, tradicionalmente, los mendocinos han sido siempre muy devotos.
“Lo agarraron de cachiche”: según el Diccionario de Americanismos, el término “cachiche” proviene del quechua y significa literalmente “el chico de los mandados”. La frase completa se refiere a “abusar de la buena voluntad de alguien”.
Los modismos mendocinos forman parte del patrimonio folclórico de la región cuyana. Así, las palabras y proverbios de Mendoza le otorgan a esta provincia una identidad única y le imprimen una marca distintiva.

Modismos mendocinos: ¡las expresiones más nuestras! ultima modifica: 2019-03-27T14:34:42-03:00 da Cielo Gil

Commenti

To Top