Raffaella Carrà: un ícono de la italianidad que recordaremos para siempre

itMendoza

Arte y Cultura Entrevistas

Raffaella Carrà: un ícono de la italianidad que recordaremos para siempre

Raffaella Carrà - Singing

El 5 de julio de 2021 el mundo entero lo supo: Raffaella Carrà murió a sus 78 años. La cantante había ocultado que padecía un cáncer terminal para no hacer sufrir a sus fans, quienes quedaron devastados con la noticia. En Roma, durante tres días quienes querían despedirse de ella pudieron hacerlo en palacio del Campidoglio. Su funeral, transmitido en vivo por la RAI, se llevó a cabo en la iglesia de Santa María in Aracoeli. Unos días más tarde la artista fue cremada. En 1979, la Carrà estuvo en Mendoza dando un concierto en el Estadio Mundialista. Por esa y otras anécdotas gente de todas las edades la recuerda con gran cariño. La música de Raffaella Carrà formó parte de la banda sonora de las vidas de muchos. Por eso, en esta nota te contamos cómo y por qué su figura seguirá siempre en nuestra memoria.

Raffaella Carra Dancing

La visita de Raffaella Carrà a Mendoza

Durante septiembre de 1979 de la mano de Carlitos Balá, Raffaella Carrà estuvo en Mendoza por primera vez. La presentación de ambos artistas fue en el Estadio Malvinas Argentinas que había sido inaugurado el año anterior en ocasión del Mundial de Fútbol. A su llegada, el público se agolpó en la puerta del hotel y fue tal el tumulto que en entrevistas posteriores la artista destacó que pese a que amaba al público argentino le daban miedo ese tipo de multitudes. A lo largo de todo ese año, Rafaella Carrà siguió haciendo presentaciones en varios rincones de la Argentina y sus países limítrofes. Así, no se privó de bailar un chamamé en Corrientes ni de conocer la belleza de la costa marplatense y la cordillera mendocina.

Una foto desde Roma

“Cuando me enteré no lo podía creer”, cuenta Eugenia. “Antes la gente no vivía más de 60 años y ahora todos pasan los 80. Por eso inicialmente pensé que era una broma y llamé a mi tía que vive en Roma. Ella tampoco sabía nada hasta que salió a la calle y vio una cola gigante que no sabía para qué era. Cuando preguntó y le dijeron que era para despedir a Raffaella se quedó helada”, recuerda. Gabriela, la tía de Eugenia fue a la mañana siguiente a hacer esa misma cola y a despedirse, como otros tantos miles de fans. Después de horas de espera bajo el sol romano pudo llegar a ella y además, tomar fotografías que le envió a ella. “Toda la semana estuve cantando sus canciones ininterrumpidamente, porque realmente las fotos de la capilla te inspiraban a cantar, a pese a todo, recordarla con una sonrisa”.

“Autos que chocan, motos que vuelan” y una que sabemos todos

“Yo me sabía canciones de Raffaella Carrà antes de saber quién era ella, pero no soy el único”, cuenta Andrés. “En mi casa, durante mi infancia teníamos solamente el canal 7 y el 9 y ahí pasaban todo el tiempo la publicidad del Speedway de El Santo, ¿te acordás?”, me pregunta y asiento. “Bueno, la canción que suena de fondo es ‘Fiesta’. Para un trabajo práctico de la facu nos pidieron hacer un racconto de esas canciones que cualquier mendocino recordaría con los ojos cerrados. En esa lista había para todos los gustos, desde el jingle del ‘Metro’ hasta los de algunas campañas políticas.” recuerda. “Todos coincidimos en esa canción de Raffaella Carrà y como ávido melómano seguí escuchándola. De la música italiana, es una de las cantantes que más me gusta. Me afectó mucho su muerte”.

Raffaella Carrà, la que llama a las cosas por su nombre

“Mi papá era operador de radio y una vez llevó a casa un listado de canciones a las que les habían cambiado la letra porque hacían apología al sexo o a las drogas”, recuerda Sandra. “Una de esas canciones era ‘Hay que venir al sur’. Imaginate que en esa época, en plena dictadura, una mujer no podía hablar de hacer el amor o tener muchos amantes”, comenta. “Muchos conocemos la letra como ‘para enamorarse bien hay que venir al sur’ y más adelante, una estrofa reemplaza ‘quién se puede consolar sin amantes’ por ‘quién se puede consolar sin amores‘. Pero no son lo mismo y Raffaella, desde su música siempre nos enseñó a dejarlo en claro. Por eso hoy sigue siendo fue la pionera en contar y llamar a las cosas por su nombre. Un amor no es lo mismo que un amante”, sentencia.

Cuando mi marido me conquistó con una canción de la Carrà

“Mi marido y yo somos los dos de familias muy italianas. La mía es osolana, y la suya marchigiana. En la mía estaba muy instalada la disputa entre el norte y el sur. Eso de que el sur empieza en el Po se decía bastante seguido”, cuenta Mónica. “En los 80 empecé a estudiar italiano y él estaba en la misma clase, quería irse a conocer el pueblo de sus ancestros. Siempre lo cargaba con que era del sur y le decía que no saldría con él por la misma razón”, bromea. “Y su respuesta era ‘pero Mónica, escuchá a la Carrà, lo dice clarito, com’è bello far la amore da Trieste in giù, tomale la palabra’ Tanto va el cántaro a la fuente… En 2023 vamos a cumplir 35 juntos“, comenta. “Mi papá tardó un poquito más en aceptarlo, pero cuando vio que era feliz, fue feliz conmigo“.

Raffaella Carra Glow
Raffaella Carrà: un ícono de la italianidad que recordaremos para siempre ultima modifica: 2022-07-11T00:39:00-03:00 da Victoria Bibiloni Abbona

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Julieta B. Mollo

¡Única! 👏

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x