Historias Personalidades

Antonio Tomba: un italiano con espíritu “bodeguero”

Antonio Tomba

Mucho se sabe del club de fútbol que lleva su nombre. Sin embargo, pocos conocen la historia de Antonio Tomba, el italiano que revolucionó la industria del vino en Mendoza.
De hacer vino patero en una pequeña localidad del Véneto a fundar una de las bodegas más importantes de Argentina: la historia de Antonio Tomba.

Una larga travesía

En 1849, nacía Antonio Tomba en Valdagno, provincia de Vicenza. Sus antecedentes bodegueros comenzaron desde una temprana edad. Por ser el mayor de siete hermanos, Antonio ayudaba en la cantina familiar. Sus labores consistían en traer uva y ocuparse de pisarla para elaborar vino patero.
Años más tarde, el joven se unió al ejército al mando de Giuseppe Garibaldi. Luego de varios años de lucha por la unificación de Italia, Tomba decidió huir de su patria por sus ideas republicanas.

Antonio Tomba - Valdagno, ciudad de origen de Antonio Tomba

Centro histórico de Valdagno, ciudad de origen de Antonio Tomba. PhotoCredit: @ViviValdagno

En 1873, partió desde el puerto de Génova hacia el nuevo continente. Por tener un pariente en la capital de Argentina, decidió radicarse en Buenos Aires.
Luego de meses de intensa búsqueda laboral, Antonio se encontró en el nuevo país con Giovanni Garbín, un conocido de su ciudad natal. Los italianos decidieron comenzar su propio negocio y juntos fundaron la “Tomba y Garbín”, una fábrica de baldosas.
Luego, ante una notable disminución de las ventas, los socios decidieron abandonar su empresa.
Antonio siguió su camino y llegó a la ciudad de Villa Mercedes, en San Luis. Allí, se dedicó a vender viandas a los empleados del ferrocarril, pero su nuevo emprendimiento no duró mucho.

Un negocio próspero

Tomba siguió viajando hacia el oeste y decidió instalarse en la ciudad de Mendoza. Al cabo de un tiempo, el italiano abrió un local en Godoy Cruz y creó la proveeduría más importante de la región.
Muy cerca de su negocio, vivían los Pescara, una familia adinerada de clase alta. Tomba conoció a Olaya Pescara y le pidió su mano a su padre. El hombre aceptó y le regaló una tierra en la que comenzaría a construir su bodega.
Antonio creó un gran imperio vitivinícola y muy pronto logró traer desde Italia a cuatro de sus hermanos. Gerónimo. Francisco, Domingo y Pedro Tomba asumieron distintos roles en la bodega y lograron un gran crecimiento en poco tiempo.
La empresa comenzó a traer nuevas cepas desde Europa y a exportar vinos a Italia. Luego, experimentó una gran modernización y se introdujeron mejoras en los sistemas de molienda y filtración.
“Fue un italiano, un véneto muy práctico en la fabricación del vino que mejoró la suerte de la vid. Entendió que la razón por la cual el vino de Mendoza no salía bien era el calor excesivo durante la vendimia y puso heladeras para resolver el inconveniente. Así, fabricó vino bueno y la gente lo compró. Su empresa creció mucho”, escribió Gina Lombroso, científica italiana que visitó Mendoza.
Debido a su visión comercial y a su gran generosidad, Antonio Tomba era una persona muy querida en los alrededores. Además de generar decenas de puestos de trabajo, el italiano también les donó tierras a sus empleados para que comenzaran a construir sus hogares.

Antonio Tomba - Ex bodega Antonio Tomba

Fachada de la ex bodega “Antonio Tomba”, ubicada en las calles San Martín Sur y Rivadavia. PhotoCredit: Google Street View

El fin de la dicha

En 1892, la desgracia llegó a la puerta de la familia. Desde Italia, los Tomba se enteran de la muerte de su padre. Meses más tarde, con tan solo seis años, fallece Orsola, hija de Antonio.
También muere Gerónimo, uno de los hermanos Tomba. Como si fuera poco, una plaga de langostas ataca los viñedos de la familia.
Finalmente, la sociedad termina. Por disputas familiares, dos de los hermanos deciden abandonar la empresa. Antonio pronto sufre un gran malestar que, más tarde se enteraría, se trataba de un cáncer de hígado.
El bodeguero buscó la mejor atención en Buenos Aires, pero su enfermedad estaba ya muy avanzada. Por esta razón, decidió volver a su patria. En compañía de su esposa y de su hijo, Luis Pablo, el hombre se embarcó rumbo a Italia.
Sin embargo, Tomba no consiguió cumplir su último sueño y murió en altamar a la edad de cincuenta años. Solo llegó a destino el corazón embalsamado de Antonio, ya que el capitán no permitía llevar cadáveres a bordo. Su único resto descansa en Valdagno, junto a la tumba de su madre.
En 1899, mismo año de su muerte, se fundó el equipo de fútbol Club Bodega Antonio Tomba, conformado por los obreros de la bodega. Durante el año 1933 se concretó la fusión entre el Club Sportivo Godoy Cruz y el Club Deportivo Bodega Antonio Tomba para formar un club más poderoso y con mayor proyección. 
El actual equipo de primera división argentino, Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba, fue el resultado de aquella alianza. Hoy en día, uno de los apodos más populares del conjunto es “bodeguero”, en honor a aquel italiano tan querido que creó una de las bodegas más importantes del país.

Cielo Gil

Autore: Cielo Gil

Soy traductora de inglés nacida en Mendoza. Pese a no tener orígenes italianos, mi fascinación por el “Bel Paese” se despertó desde muy pequeña y casi por casualidad. En 2017, tuve la oportunidad de estudiar durante un semestre en la Università di Bologna, en donde aprendí a querer a Italia tanto como a mi propio país. En la actualidad, vivo y estudio en Budapest. Amo la pasta, el mate y los días de lluvia.

Antonio Tomba: un italiano con espíritu “bodeguero” ultima modifica: 2019-05-28T23:41:08-03:00 da Cielo Gil

Commenti

To Top