Gabriel Mignani y su proyecto musical que cambia vidas - itMendoza

itMendoza

Historias Valores

Gabriel Mignani y su proyecto musical que cambia vidas

Gabriel Mignani - Gabriel recupera instrumentos usados para dárselos a sus alumnos

Gabriel Mignani es oriundo de Las Heras y se desempeña como músico profesional desde hace ya diez años. Sin embargo, él no solo hace música para los escenarios, sino que también la lleva a las aulas y allí transmite sus conocimientos. Justamente, de esta experiencia con sus alumnos y de la imposibilidad de tener instrumentos para todos surge el proyecto Doná música y recibí una sonrisa. Dicha iniciativa busca darles una segunda vida a instrumentos en desuso, para cambiarle la vida a algún estudiante deseoso de aprender música.
Hoy este proyecto ha evolucionado y ha llegado al merendero La Casita de Guadalupe, donde otros ansiosos niños esperan poder tocar un instrumento. ¿En qué consiste esta nueva iniciativa? ¿Por qué es tan importante la labor de Gabriel? ¿Cómo puedo colaborar? Todas las respuestas las encontrás en la siguiente nota.

El proyecto Doná música y recibí una sonrisa

Gabriel nos cuenta que dicha iniciativa inició cinco años atrás en Las Heras cuando tuvo que ir a dar clases a una escuela y sus alumnos no tenían instrumentos propios para tocar. De hecho, nos puntualiza que una pequeña guitarra de su mamá fue el primer instrumento que arregló para regalárselo a una alumna. Es así que pensó en sus amigos músicos, quienes quizás tenían o conocían a alguien que tuviera una guitarra perdida y sin usar en algún rincón de la casa. Lo publicó en redes sociales y así inició todo.
Por suerte, las personas no solo colaboraron con esta situación en particular, sino que siguieron contactando con Gabriel. De esta manera, cuando él finalmente consiguió instrumentos para toda su clase, empezó a ayudar a otros estudiantes en la misma situación. “Siempre pude solucionar los problemas”, nos comenta con alegría.

Gabriel Mignani - Gabriel con el músico Fabricio Rubi y su donación
Gabriel con el músico Fabricio Rubi, quien también ha donado. Autor de la foto: Gabriel Mignani

No importa el estado de los instrumentos, él acepta dichas donaciones y después busca la manera de repararlos. Algunas veces logra reacondicionarlos él mismo, pero cuando no es así contacta con lutieres o ingenieros electrónicos especialistas en el tema. Para costear dichos gastos cuenta con el apoyo de las donaciones, pero también organiza distintos sorteos. Todo el proceso de recuperación lo transparenta en sus redes sociales.

Gabriel Mignani y el impacto de su proyecto

Doná música y recibí una sonrisa es una iniciativa que Gabriel desarrolla de manera personal, es decir no hay organizaciones de por medio. Sin embargo, el impacto que tiene el proyecto es fundamental. Como él mismo dice: “El instrumento puede cambiarte la vida, no es como un plato de arroz que se consume y listo, este ofrece una alternativa de vida. La música es un puente para llegar a ellos, para cambiarles el chip del ‘no podés’. Estos chicos muchas veces están fuera del sistema. Con la música se labura la confianza, se les muestra que son visibles, que son alguien”.

Gabriel Mignani - Hace diez años que Gabriel es profesor de música
Autor de la foto: Gabriel Mignani

Es así que la labor de Gabriel no consiste únicamente en darles el instrumento, sino también en acompañar a los alumnos en su proceso de aprendizaje. Además, si cuenta con la posibilidad de ayudar en otros casos particulares lo hace. Por ejemplo, nos contó el caso de un acordeonista que hace dos años no tenía con qué llevar a cabo su labor y hoy en día trabaja gracias a una donación.

Los instrumentos cuentan historias

Como señalamos anteriormente, en su cuenta personal de Facebook o Instagram, Gabriel Mignani transparenta todo el proceso por el cual pasa el instrumento. Allí da a conocer tanto la historia de la persona que lo dona como de la que lo recibe. Él afirma que cada instrumento viene con sus cicatrices y que detrás de ellas hay una anécdota para compartir. A su vez, las mismas se suman a las propias vivencias de quien será el nuevo dueño o dueña.

Gabriel Mignani y la iniciativa en La Casita de Guadalupe

Recientemente Gabriel ha comenzado a colaborar con La Casita de Guadalupe, un merendero en Guaymallén que asiste a entre sesenta y ochenta niños, que van desde los cinco a los catorce años. La idea es darles clases de música, cada sábado, en un aula destinada a ello. Es así que ahora los esfuerzos de Gabriel, junto al apoyo de Leandro Ríos y una organización italiana, se concentran en acondicionar el lugar de estudio y en proporcionarles instrumentos a los estudiantes.

Gabriel Mignani - Sorteo para La Casita de Guadalupe
Autor de la foto: Gabriel Mignani

El proyecto a largo plazo apunta también a que los niños puedan entrar en contacto con músicos locales que quieran compartir un sábado con ellos. Además, se desea armar la primera orquesta con instrumentos donados, un ensamble que no solo incluirá lo material, sino también las historias que hay detrás. De esta manera, si deseás colaborar con la nueva iniciativa, podés seguir a Gabriel en sus redes y enterarte de todo. También allí encontrarás los sorteos que se hacen cada tanto para cumplir con los objetivos que se van proponiendo. No te quedes atrás, ¡doná música y recibí una sonrisa!

Autor foto de portada: Gabriel Mignani

Gabriel Mignani y su proyecto musical que cambia vidas ultima modifica: 2022-05-16T18:34:54-03:00 da Camila Ramos

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x