NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itMendoza

Curiosidad Fiestas e festivales

Palabras inmigrantes: Italia en boca de los argentinos

Palabras inmigrantes - El habla argentina contiene una enorme cantidad de palabras provenientes del italiano, traídas justamente por los inmigrantes

Los vestigios que la inmigración europea dejó en nuestro país se palpan en cada esquina. ¿Y cómo no hacerlo si entre 1860 y 1920 la Argentina recibió más de cinco millones de extranjeros provenientes de Europa? Entre ellos, los italianos fueron el grupo más numeroso. Este es un dato que no debería sorprenderlos si observamos, por ejemplo, la cantidad de familias argentinas que portan apellidos oriundos de Italia o la arraigada cultura de las pastas. Por ello, hace ya 25 años el gobierno decretó que cada 3 de junio se celebraría el Día del Inmigrante Italiano.
Como ya hemos hablado de esta celebración en una nota del año anterior, este queremos reconocer la herencia que dicho pueblo nos dejó. ¿Acaso sabías que muchos de los términos que distinguen nuestra habla provienen de Italia? Te invitamos, entonces, a que conozcas algunas palabras inmigrantes, las cuales amamos pero desconocemos su raíz italiana.

Los inmigrantes italianos llegan a la Argentina: hibridez de lenguas

A grandes rasgos podemos decir que hubo dos períodos inmigratorios: de 1860 a 1880 y de 1880 a 1920. El primero fue menos numeroso y temprano, mientras que el segundo tuvo un carácter masivo y por ello, más peso en la sociedad argentina. Además, en el primero hubo un mayor asentamiento en el ámbito rural, mientras que en el segundo, en el urbano.
De cualquier manera, en ambas oleadas los inmigrantes italianos debieron adaptarse a las condiciones de su nuevo hogar. Una de ellas fue la lengua. De hecho, el gobierno de nuestro país de aquel momento, por miedo a que la “identidad argentina” se perdiera, posibilitó la escolarización de los hijos de inmigrantes pero solo en español. Aun así, gracias a la elasticidad de todo lenguaje, el italiano se filtró en nuestra habla.

Palabras inmigrantes - El conventillo fue el principal escenario de intercambio lingüístico entre el español y el italiano
Los conventillos de La Boca, un importante asentamiento de los inmigrantes italianos. PhotoCredit: Elisa Faccari

La mezcla del italiano -en todas sus variaciones- con el español dio origen al cocoliche: una lengua de transición en la que se combinaban no solo palabras, sino también estructuras sintácticas y morfológicas. Fue el intento de los inmigrantes de adaptarse a la sociedad que los acogía. Dicho en otras palabras, y visto desde la actualidad, fue un acto de cariño al país que les daba esperanza.
Del cocoliche, luego, se desprendieron algunos términos que pasaron a conformar el lunfardo. Es decir, un grupo de palabras o frases provenientes, en primer lugar, del italiano y, luego, de otros idiomas que se adaptan a la pronunciación argentina y cuyo significado original cambia. De allí vienen muchas palabras que hoy en día nos diferencian de otros pueblos que también hablan español.

Palabras inmigrantes: hablar argentino con términos italianos

Si bien el lunfardo se originó en Buenos Aires, actualmente no existe argentino que no lo emplee o no lo conozca. De hecho, cada vez que deseamos diferenciarnos de otras comunidades hispanohablantes apelamos a él. ¿Cuáles son entonces las palabras del lunfardo que fueron arraigas involuntariamente por los inmigrantes italianos en la cultura argentina? A continuación, te presentamos algunas.

“Capo”

Del italiano estándar capo que significa ‘cabeza’. Según el lunfardista Oscar Conde, el término es aplicado en la lengua italiana a los jefes de la mafia. Sin embargo, en la zona rioplatense la palabra tomó otra dirección. Hoy en día, dicho término se usa para hacer referencia a una ‘persona muy competente en un arte o una profesión’. Además, en su forma de adjetivo quiere decir ser ‘inteligente’, ‘hábil’, ‘confiable’ o ‘preparado’.

Palabras inmigrantes - Oscar Conde es uno de los miembros más destacados de la Academia Porteña del Lunfardo
Oscar Conde, miembro de la Academia Porteña del Lunfardo, un “capo” en este tema lingüístico.
Autor: Secretaría de Cultura CDMX. Licencia: CC BY-SA 2.0

“Facha”

Término rescatado por el lingüista Giovanni Meo Zilio. También del italiano estándar. En este caso, la palabra original es faccia y significa ‘cara’. Sin embargo, actualmente se emplea para hacer referencia a una persona de ‘buena apariencia física’. Se utiliza como sustantivo pero existe su adjetivo “fachero/a”. En dicho ejemplo, podemos observar la elasticidad de la lengua que expande el significado original de la palabra. Se pasa de designar solo una parte del cuerpo a todo el aspecto exterior de un individuo.

“Zanata”

Del italiano estándar zanni, una categoría de personajes de la famosa Commedia dell’arte italiana. Bajo este nombre se engloban los distintos tipos sirvientes: Arlequín, Brighella, Polichinela, entre otros. En Argentina, según Oscar Conde, el término adquirió el matiz de ‘parlamento fingido por los actores’ o ‘discurso intencionalmente confuso’. Dicho de otra forma, una persona “zanata” es aquella habla mucho pero sus palabras no coinciden con la realidad. También se puede emplear como sinónimo de “mentira”.

Palabras inmigrantes - Arlequín pertenece al grupo de los zannis, es decir de los sirvientes en la Comedia del Arte
Hombre vestido de Arlequín

Palabras inmigrantes: desde Génova, “Salame”

En su acepción de ‘bobo’. Según Conde, su origen es genovés y se escribe salamme. En dicho dialecto, el significado es el mismo que en Argentina: ‘una persona poco brillante’. Sin embargo, nosotros también la usamos de forma cariñosa cuando, por ejemplo, un amigo nos hace una broma muy mala pero aun así nos reímos.

Palabras inmigrantes: desde Milán, “Minga”

Palabra también recogida por Oscar Conde. Viene del milanés minga que quiere decir ‘no’. En nuestro país, la empleamos con el sentido ‘nada’ o ‘de ninguna manera’. Por ejemplo: “¡Minga que le voy a prestar el auto! Ya chocó dos”.

“Birra”

No hay mejor ejemplo para describir el lazo que nos une a Italia que este término. Cuando se sale con amigos no se toma una “cerveza” sino una “birra”. A veces, incluso, lo convertimos al diminutivo para darle mayor énfasis: “una birrita bien fresca”.

“Laburar”

Porque en Argentina no se “trabaja” se “labura”, así como en Italia se lavora. La palabra se adaptó a la pronunciación argentina pero la historia de los inmigrantes italianos permanece en su raíz.

PhotoCredit imagen de portada: Elisa Fraccari

Palabras inmigrantes: Italia en boca de los argentinos ultima modifica: 2020-06-02T04:02:12-03:00 da Camila Ramos Lavin
To Top